Ante Dios no serás héroe anónimo

José A. Egües Chalela

Hace ya unos días se celebró la Navidad y con ello también se conmemora la conocida Navidad negra, ocurrida en la gloriosa, noble y leal Pasto ya hace unos 199 años. Sin embargo, y a pesar de lo que muchos neobolivarianos crean, dicha masacre no frenó a los pastusos. Más bien los motivó y llamó a un real deseo de seguir luchando, buscar justicia y vencer a los revolucionarios que odiaban con creces a estos auténticos Hijos de san Luis indianos. El nombre de su caudillo Agustín Agualongo, gracias a Dios, ya es recordado por muchos y nunca será olvidado, pues él es ejemplo de entrega a la causa monárquica y la fidelidad a Dios —ojalá todos nosotros tuviéramos una quinta parte de la valentía del León de Pasto—.

Sin embargo, no podemos olvidar que un caudillo es nada sin sus leales, quienes le siguen y confían en su liderazgo. Pero siendo cientos los hombres que lucharon al lado de Agualongo, la mayoría de sus nombres han terminado en el olvido, evaporándose como gotas de lluvia. No obstante, algo nos reconforta y es uno de los lemas de nosotros los carlistas: «Ante Dios no serás héroe anónimo», pues de forma muy sencilla resume lo que al final debe ser nuestro único premio al comprometernos con la causa tradicionalista. Esto es, luchar y entregar nuestros talentos —que se manifiestan de diversas maneras— para abanderar la causa de Dios, el principio y fin de nuestra idea.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s